NÚMERO 6-INSOLACIÓN, EMILIA PARDO BAZÁN

 

Nº 6-CLÁSICOS: INSOLACIÓN, EMILIA PARDO BAZÁN. 2016. 135 páginas. 16 euros.

Insolación (Historia amorosa) es una novela escrita por Emilia Pardo Bazán y publicada en 1889. En ella, la autora se aleja de las premisas Naturalismo que la habían caracterizado en su obra magna, Los pazos de Ulloa y se centra más en el estudio psicológico de los personajes, empleando para ello una inusitada y compleja técnica narrativa que la acerca a la narración espiritualista. Es notable en esta novela el marcado feminismo y la puesta en duda de los valores morales y la doble vara de medir de la sociedad de la época, a través de la historia de la aventura sexual de una viuda con un hombre más joven que ella.

La acción comienza in medias res y será introducida por el narrador en el primer capítulo. En él, se nos cuenta cómo la protagonista, Asís Taboada, Marquesa de Andrade, produce una fuerte jaqueca producida por una resaca etílica. El fluir de sus pensamientos constituyen el grueso de la narración durante la primera parte de la novela. Así descubrimos que la joven viuda se encuentra por casualidad, el día de san Isidro, con el apuesto gaditano Diego Pacheco, al que apenas conoce más que por sus malas referencias (seductor y calavera), quien la invita a pasar el día en la feria del patrón madrileño; San Isidro. Dicha feria es la causa de la insolación de la protagonista, que no es sólo un síntoma físico, sino que se ve agravada por la vergüenza de saberse seducida por Pacheco.

El lector asiste al debate interno de la marquesa de Andrade; el enfrentamiento entre la moral de la época, que condena los deslices y su propio deseo, hasta el sorprendente final, en el que Asís, en lugar de caer en desgracia (como era común en los personajes femeninos de la época que tomaban las riendas de su vida sexual) acaba felizmente casada.

A pesar de su subtítulo, Insolación no es una historia de amor al uso sino la superación de la feminización romántica de lo literario; el matrimonio al final de la novela no es el medio por el cual se realiza el destino de la mujer, sino un sacrificio necesario para poder llevar a cabo su verdadero destino: el disfrute físico