NÚMERO 2-DISTURBIOS EN LA AZOTEA, ÍÑIGO PIMOULIER UGARTE

 

Nº 2 POESÍA - Disturbios en la azotea. 2016. 124 páginas. 12 euros.

Esas fotos que se acumulan en cajas cerradas, resacas homicidas, latidos desacompasados, el brillo de unos ojos rompiendo la noche, olor a cerveza, ginebra, sudor y serrín. Imágenes borrosas de un pasado idealizado. Sexo, lágrimas y olvido. Noches en vela con luna y sin luna, comienzos abocados al fracaso y fracasos que huelen a victoria. Caídas y tropezones buscando el equilibrio…

Todo esto son Disturbios En La Azotea. Todas las historias que nacen desde el interior y por las que cualquier sujeto sanamente perturbado pasa. Imágenes cotidianas que no buscan otra cosa que ser reconocidas como un viejo amigo que aparece al doblar una esquina. En definitiva la vida.

"Decía Aitor Velázques de los grandes Hora Zulú en una de sus letras, cuánta riqueza ganada si los sueños fueran cobre La verdad es que de vez en cuando hay que ir aligerando de cobre el saco a base de intentar pasar los sueños de la nebulosa mental a lo palpable. En este berenjenal he andado metido desde hace un tiempo." Dice el autor en el prólogo para después deleitarnos con versos como estos:

X


Cuando echó la segunda vuelta
a la llave y marchó
sabía que no iba a regresar.
No con los mismos ojos,
no con los mismos pies.
Después de ver la génesis del fracaso
y la muerte de las palabras.
De haber nadado en la insondable dulzura
de la autodestrucción.
Después de manchar las suelas
del color de otras vidas;
de sentir la sed insaciable
del pasar de los días
y de iluminar inviernos
con la luz que estalla
del roce piel con piel.
Después de marchar nadie regresa
y la persona que queda atrás muere
dejando un cadáver abandonado
en el centro de la vida,
como esa botella de vidrio verde
que abandonada en un campo
refleja lo que ya no es.

 

Nacido el 21 de marzo de 1987 y crecido en las calles con olor a rock de la Txantrea, Íñigo Pimoulier empezó a devorar libros antes que a afeitarse. Ahora que tampoco se afeita, sigue deleitándose buceando en tinta. Gusta de compartir tragos con Bukowski, Ángel González, Kerouak, Kutxi Romero o Pedro Juan Gutiérrez. 

En la vorágine adolescente empezó a manchar papeles con letra poco clara y siguiendo las voces de los arriba citados y poco a poco fue encontrando un camino que desemboca en este primer catálogo de pedradas. Esperemos que la cabra siga tirando al monte y pueda seguir apedreando campanarios.

La presentación del libro será el día 2 de noviembre a las 20:00 en el Garazi, calle Calderería 36, Pamplona. Habrá una selección de pinchos en la barra para los asistentes al evento y después disfrutaremos de un breve concierto con un invitado especial, Alex Sanz, bajista del grupo La Fuga y miembro de la banda SONIC TOYS.